¿Qué pasa con el dióxido de nitrógeno?

Sabemos que la atmósfera es la capa gaseosa que rodea a la Tierra, pero en los últimos días el pedazo que cubre a Madrid no está en su mejor momento y es que, muy lejos de ser un gran espectáculo, nos encontramos a punto de entrar en un escenario 3, y todo por el aumento de los niveles del dióxido de nitrógeno… Vaya, no iba a ser todo CO2 !!

Entre los compuestos del nitrógeno hay una serie de alianzas con el oxígeno que conforman los óxidos de nitrógeno: entre  ellos, nos encontraremos con el monóxido de nitrógeno (NO) y con el dióxido de nitrógeno (NO2), y que producen diversos efectos adversos para la salud humana y el medio ambiente y, teniendo en cuenta otros procesos de acidificación, también pueden afectar a las edificaciones.

Son gases tóxicos, de alto poder oxidante y altamente reactivos, solubles en agua e intervienen en muchas de las reacciones que se producen en la troposfera. Aunque existen en la atmósfera originados por procesos bacterianos o por incendios, es en pequeñas cantidades. El verdadero problema se encuentra en los niveles de NO2 de origen atropogénico: por combustiones a altas temperaturas del nitrógeno contenido en los combustibles fósiles, veáse vehículos a motor y transporte en general, o del producido en determinados procesos industriales, como incineradoras, centrales termoeléctricas, etc…

Los efectos que produce no son muy deseables que digamos… Pueden afectar a la salud humana inflamando las vías aéreas, aumentando el número de infecciones respiratorias y agravando los problemas de asmáticos y alérgicos. También puede afectar a órganos, como hígado o bazo, o a sistemas, como el sistema circulatorio o el inmunitario, que propician a su vez infecciones pulmonares e insuficiencias respiratorias (una concentración media de 190 microgramos de NO2  por metro cúbico de aire, superada el 40% de los días, aumenta su frecuencia en la población expuesta). Además, al tener su origen en el tráfico, pueden ir acompañados de niveles altos de partículas en suspensión, así como de otros contaminantes como los Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos o los metales pesados.

Sobre el medio ambiente también son causantes de la acidificación y eutrofización de ecosistemas, y diversas alteraciones en la vegetación, como afecciones metabólicas o limitación del crecimiento vegetal, incrementando estos efectos si se combina con el SO2.

Según los datos, en las áreas urbanas más del 75% del NO2 del ambiente es debido al tráfico rodado y, por eso, las medidas a tomar pasan por que se reduzca éste, ya que lo genera de dos maneras: una directa, por la combustión del combustible, y en especial del diésel; y otra, como contaminante de origen secundario, originado por las emisiones de monóxido de nitrógeno (NO) de los vehículos que, por un proceso químico producido en la atmósfera, se transforma en NO2.

contami

Según el Informe de la Calidad del Aire en España de 2015 del MAGRAMA, en lo que se refiere al NO2, aumentan el número de aglomeraciones metropolitanas que superan los valores legislados, habiéndose producido dos superaciones del valor límite horario (VLH) y ocho superaciones del valor límite anual (VLA).

Otro factor que favorece que se disparen estos niveles son las condiciones meteorológicas. El aire circula de manera normal, calentándose a medida que se acerca la superficie terrestre, haciéndose menos denso y ascendiendo de nuevo para enfriarse, llevándose material particulado y contaminantes, y haciendo así funcionar un sistema de “ventilación” de nuestra atmósfera. Cuando el aire más cercano a la superficie está más frío que el de la capa superior, es incapaz de subir y enfriarse y, por tanto, no se produce esta “ventilación”. A eso le llamamos inversión térmica y ocurre cuando la superficie terrestre se enfría rápidamente, como en esta época del año y, gracias al anticiclón, el aire no circula de manera normal, por lo que el cocktail urbano que respiramos es muy de lejos saludable.

inversion-png

Por tanto, no es de extrañar que en Madrid se tomen medidas de actuación al entrar en niveles que, de no controlarse, pueden ser muy graves.

En algunas ciudades europeas también a pesar de que no se estén logrando los mejores resultados.

En Berlín, se utilizan etiquetas en los vehículos para identificarlos según los gases que expulsan y los Verdes incluso están planteando prohibir la venta de motores diésel o gasolina a partir de 2030.

Londres, que se encuentra dentro de las ciudades más contaminadas del mundo, llevan desde 2003 restringiendo el acceso de los vehículos privados al centro, como controlar por matrículas pares/impares, establecer tasas según emisiones, cobrar por circular por el centro de la ciudad o permitir que los vehículos eléctricos circulen gratuitamente.

Sin embargo, parece que estas medidas no les están dando los resultados  deseables y es que, quizá, la concienciación de todos acerca del problema será el factor más determinante.

Esperamos que los anticiclones sólo nos preocupen para saber si coger o no una chaqueta…

 (Fuentes: http://www.mambiente.munimadrid.es, Análisis de la calidad del aire en España – MAGRAMA)

.

 

Anuncios

2 pensamientos en “¿Qué pasa con el dióxido de nitrógeno?

  1. Pingback: ¿Qué pasa con el dióxido de nitrógeno? — Ambientales y Energía – La contaminación ambiental y sus efectos en la biodiversidad, los ecosistemas y la salud humana

  2. Pingback: ¿Qué pasa con el dióxido de nitrógeno? — Ambientales y Energía | Biología en la URJC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s